Posted on

La disfunción eyaculatoria será un problema del pasado con este post

¿Quieres saber cómo curar la disfunción eyaculatoria?

¿Sufres de este problema al igual que otros millones de hombres en todo el mundo?

Entonces deberías seguir leyendo este artículo…

Antes de pelear con el enemigo, es necesario conocerlo a fondo, conocer sus intenciones, sus causas y sus debilidades. La disfunción eyaculatoria es un enemigo con debilidades y queremos hacerte saber cuáles son para que sepas que la disfunción eyaculatoria tiene tratamiento…

Primero aprendamos un poco más de esta enfermedad y la diferencia entre dos tipos:

¿Qué es disfunción eyaculatoria prematura?

La eyaculación prematura es el acto de eyacular durante el acto sexual e incluso durante el juego previo en escasos minutos. En otras palabras, es el acto de eyacular luego de 1-3 minutos de tener una estimulación sexual por parte de tu pareja e incluso durante la masturbación.

¿Y cuál es la diferencia y que es la disfunción eyaculatoria tardía?

La diferencia es sencilla, la eyaculación tardía hace todo lo contrario, hace que las sesiones sexuales se hagan aburridamente largas y poco convencibles. El hombre usualmente siente poca sensibilidad y necesita cantidades exageradas de estimulación para alcanzar el orgasmo y la eyaculación.

Antes de que empieces a asustarte… Tranquilo, que sabemos cómo curar la disfunción eyaculatoria como ya hemos explicado en posts anteriores.

Así es, la disfunción eyaculatoria tiene tratamiento y solo debes asistir a un médico para una revisión y pronta evaluación o simplemente seguir algunos de nuestros métodos.

Disfunción eyaculatoria; que causas tiene

La disfunción eyaculatoria tiene tratamiento, pero igualmente debemos saber sus causas para evitarlas y ayudar a nuestro tratamiento:

• Vida sedentaria
• Poca actividad sexual
• Condición biológica
• Condición psicológica (miedo al ridículo, ansiedad, temor, nerviosismo y depresión)
• Abuso de alcohol, tabaco y drogas
• Enfermedades como parkinson, siringomielia, diabetes mellitus y más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.